3 de diciembre de 2021

ALEXIA PUTELLAS: “YA ME PRESIONABA AL MÁXIMO ANTES DE CONSEGUIR EL BALÓN DE ORO Y AHORA LO VOY A SEGUIR HACIENDO

 

  • La flamante ganadora del Balón de Oro relata en DAZN lo que sintió tras coronarse como la mejor jugadora del mundo 
  • “Mi familia se ha desvivido por mí. Nunca he faltado a un entrenamiento gracias a ellos”, afirma Putellas en esta entrevista exclusiva con Cristinini 
  • La centrocampista admite que tuvo dudas sobre su permanencia en el Barcelona: “He dudado alguna vez si mi sitio era el Barça, pero lo hablé con la gente de allí y me convencieron”

  

MADRID, 3 de diciembre de 2021 DAZN, la plataforma global de streaming de deporte, pone a disposición de sus usuarios este viernes una entrevista exclusiva con Alexia Putellas, que el pasado lunes hizo historia al convertirse en la primera española que gana un Balón de Oro. La jugadora del Barça desvela a la influencer y creadora de contenido Cristinini lo que sintió cuando pronunciaron su nombre como vencedora del galardón que le acredita como mejor futbolista del mundo del año 2021:Es muy complicado de explicar. Es un cúmulo de sensaciones. Mucha emoción, mucha felicidad por la gente que te quiere, porque al final, a todo el mundo nos gusta que se sientan orgullosos de nosotros, todo lo que ha hecho mi familia para que yo pudiera estar ahí, la felicidad de mis compañeras, que también es la mía, mi felicidad porque ellas están felices… Es felicidad pura”. 

En esta entrevista exclusiva de DAZN, Putellas recalca que el hecho de ser Balón de Oro no le supondrá ninguna presión añadida: “Yo soy la primera que me presiono para llevarme al máximo. Lo hacía sin el premio, y ahora lo voy a seguir haciendo. Siempre me he presionado al máximo para no cometer errores, estar siempre al 100% y ganar todo. Entonces, no puede haber presión añadida porque no puede haber más añadido. En ese aspecto estoy muy tranquila”.

 

Su lado más personal 

En esta distendida charla con Cristinini, Putellas desvela algunos de los aspectos más desconocidos de su vida personal: “Si tengo tiempo, lo primero que hago es irme a Mollet a ver a mis amigos, a mi familia, a mi abuela, y a estar allí. Si tengo un día libre y voy allí, también sigue siendo estresante, porque también tienes que hacer muchas cosas allí en Mollet en un solo día, pero aunque sea estresante, lo disfruto igual. Tanto si es entrenando como si es haciendo entrevistas o con mi familia, estoy en un momento muy bueno y lo estoy disfrutando muchísimo”. 

La jugadora ‘culé’ reconoce que uno de sus mayores apoyos para poder dedicarse profesionalmente al fútbol ha sido su familia: “Nunca me han puesto trabas, sino todo lo contrario. Se han desvivido por llevarme a los entrenos o a los partidos. Nunca he faltado a ningún entrenamiento porque ellos no me pudieran llevar. Y en el colegio, siempre he jugado. De hecho, tengo casi los mismos amigos hasta ahora y no he tenido nunca trabas de este tipo, pero sí conozco compañeras que sí las han tenido”. 

El hecho de ser una futbolista de élite le ha privado de pasar más tiempo junto a sus amigos, aunque Putellas admite que siempre se ha sentido apoyada por ellos: “Es como la parte que dejas de tener para cumplir tu sueño. Pero no lo quiero llamar sacrificio, porque realmente, lo que yo quería, y quiero, es jugar los partidos y entrenar, estar bien. Tengo la suerte de que mis amigos entienden perfectamente la vida que tengo, aunque no tengan ni idea de fútbol, pero lo entienden perfectamente y en ningún momento me han dejado de lado, sino todo lo contrario. Lo han entendido y me he sentido súper apoyada. Pero bueno, al final estás de julio a junio compitiendo y te debes a tu cuerpo, y al final son cosas que pueden bajar tu rendimiento”.

 

Seguir en lo más alto 

El año pasado, su equipo, el FC Barcelona, hizo historia y logró hacerse con un histórico Triplete tras ganar la Liga, la Copa de la Reina y la UEFA Women’s Champions League. Para la centrocampista blaugrana, una de las claves del éxito es el buen ambiente y la profesionalidad existentes en el vestuario: “Todo el mundo es diferente y todos tenemos nuestra personalidad. La suerte es que nos conocemos mucho entre nosotras y sabemos cuándo una puede estar más abajo o cuándo otra está tan arriba que a lo mejor no es beneficioso para el equipo… Al final, esto son cosas que las vamos gestionando entre todas. Por ejemplo, la gente que no juega tanto, cuyo rol no está siendo importante, pero sabe que tiene que estar preparada, porque en cualquier momento puede venir una lesión y, en ese aspecto, el equipo es muy profesional”. 

Asimismo, Putellas reconoce que todas se sienten parte importante del equipo: “Desde fuera, yo creo que el gol siempre está muy bien valorado, pero es que va más allá. Todo el mundo se fija en quién finaliza, pero desde dentro nos damos cuenta de que a lo mejor ha sido por una compañera que ha iniciado la presión con una trayectoria y eso ha provocado el error (del rival). Eso también es muy importante dentro del vestuario, porque aunque fuera no se vea o no se valore, desde dentro somos muy conscientes”.

Aunque el Balón de Oro lo ha ganado defendiendo el escudo del Barcelona, Putellas admite en esta entrevista exclusiva en DAZN que en algún momento tuvo dudas sobre su continuidad en el club azulgrana: “Sí que he dudado alguna vez si mi sitio era el Barça, pero lo hablé con la gente de allí y me convencieron de que tenía que confiar en mí misma y que podía ser importante. La verdad es que estoy contenta”.

 

Fútbol y pandemia 

Putellas también relata las dificultades que han atravesado debido a la pandemia y cómo se adaptaron a jugar sin público en las gradas: “Afecta porque es como que cambia el deporte. Juegas a lo mismo, pero te falta algo. Era como triste, apagado. Sí que tienes a las compañeras y lo celebras con ellas, pero no lo compartes. El equipo no lo comparte. Era un poco triste, la verdad”. Además, la centrocampista desvela los aprendizajes que han obtenido debido a esta situación: “Desde la pandemia, y no solo yo, sino todo el equipo, hemos aprendido a querer más al vestuario. Fue un momento complicado, no podíamos entrar en el vestuario, cada una se duchaba en su casa, no hacíamos vida juntas, solo en el campo… Cuando hemos vuelto a tener esa opción, ha sido algo bonito y ahora lo cuidamos más”.